Otaria flavescens

LOBOS MARINOS

OTARIDAE

PHYLUM: Chordata CLASE Mammalia SUBCLASE: Eutheria ORDEN: Carnivora SUPERFAMILIA: Canoidea FAMILIA: Otariidae
Pinnipedos Otariidae Lobo marino de un pelo Lobo marino de dos pelos Referencias

Otraridae: Lobos marinos

e

 

 

This family includes 14 species in 7 genera. Their distribution is complex. In the Pacific, they are found along the North and South American coasts, the coasts of central and northern Asia, and on New Zealand and several other islands, including the Galapagos. In the South Atlantic, otariids can be found along the South American coast and on a number of islands. In the Indian Ocean, they are found only along the coast of SW Australia and on islands.

Sea lions are large, ranging from around 150 kg to over 1000 kg, and males tend to be much larger than females. Their bodies are slender and elongate. Small, cartilaginous external ears are present. All otariids have fur. In the sea lions, relatively coarse hairs predominate, while in the fur seals, dense underfur is also present. Colors are generally shades of brown, without stripes or other contrasting markings. The fore flippers of otariids are long and paddle-like, more than 1/4 of the length of the body. Their surfaces are naked and leathery, and claws are present but small. The hind flippers are also large. They differ from those of true seals (phocids) in that they can be rotated under the animal when on land, partially supporting the body and helping in locomotion. Otariids also have a small but distinct tail. Males have a baculum.

The skulls of otariids is bear-like. An alisphenoid canal is present, as are postorbital and supraorbital processes. The occipital condyles are located high on the back of the cranium. The bony part of the eustachian tube is not enlarged. The dental formula is 3/2, 1/1, 4/4, 1-3/1 = 34-38. Postcanine teeth are homodont and generally conical in shape. The first two incisors have a distinctive transverse groove that divides them into two cusps, while the third is canine-like. The canines are large, concial, and curved.

Otariids tend to be highly social, forming large herds during the breeding season. Within these herds, individual males maintain harems. Males arrive on the breeding grounds before females and set up territories, which they defend aggressively. Females arrive and segregate into harems of 3 - 40 indidivuals, depending on the size and strength of the male. Soon after they arrive, females give birth to pups from the previous year's breeding season, and within a few days, enter estrous. Mating takes place on land. A period of delayed implantation insures that the young will be born in a year, when the breeding herds again form.

These animals feed on fish, cephalopods, and crustaceans.

Otariids are known from as early as the Early Miocene. Their phylogenetic relationships are discussed in the description of the order Carnivora.

Lobo marino de un pelo

Otaria flavescens

We are working in translations, if you want a copy in english, please send us an E-mail.

Esta especie es la más común de las costas patagónicas.  Se los conoce en la Argentina como lobos marinos o leones marinos, por la apariencia de los machos. Los machos llegan a tener unos 2 metros de longitud y pesan más de 300 kg. Las hembras son mucho más chicas y raramente superan 1.8 metros de longitud y pesan menos de la mitad que los machos. Son de un color marrón oscuro que una gran variación de coloración entre machos, hembras, crías y si están mojados o secos.

Están ubicados a lo largo de la costa atlántica a partir de Río de Janeiro en Brasil hasta la costa  del Océano Pacífico en Paita en el norte del Perú. Existen grandes colonias en las Islas Malvinas y la población total ronda en los 800.000 animales.

Son animales muy sociales y viven en grupos grandes mixtos. En la temporada reproductiva, desde diciembre hasta febrero, los machos toman una parte del territorio y lo defienden de otros machos. Luego llegan las hembras y quedan contenidas dentro de un harén, el cual consiste de un macho y unas 15 hembras. Los animales viejos, los subadultos permanecen cerca de los territorios de reproducción. Las hembras paren a sus crías muy poco después de que llegan a la costa y quedan contenidas en los harenes. Las crías tienen unos 90 cm. de longitud y son negras o marrón muy oscura, pero al año de edad se tornan de un marrón muy claro. A esa edad producen una muda de piel y se cubren con su pelaje definitivo marrón fuerte. Apenas después del parto, las hembras vuelven a copular y quedan preñadas, para volver a parir al año siguiente. Salen a nadar con sus crías en enero y febrero, lo que en la Península Valdés da lugar a la aparición de las orcas en Punta Norte y otros apostaderos, que llegan a predar a madres y crías. La lactación puede continuar hasta el año de edad, pero las crías pueden tomar su independencia a los 5 meses de vida. Los cachorros se quedan los primeros días de vida en la costa y forman grandes grupo de juego con otras crías de los harenes circundantes.

Los machos permanecen todo el tiempo dentro del harén, haciendo un gasto energético muy grande, pues tienen que vigilar a las hembras, copularlas, cuidar que otros machos no se apoderen de sus hembras o sus territorios y luchando. Después de dos meses de actividad quedan exhaustos y hambrientos, pues no se han alimentado porque no pueden abandonar la playa para ir a buscar alimentos. Cuando las hembras han sido copuladas, se desarman los harenes y ellos pueden volver al mar a alimentarse y recuperar el peso perdido. Los machos llegan a la madurez sexual a los 6 años, mientras que las hembras lo empiezan a hacer a los 4 años de edad.

A lo largo de la costa y durante todo el año se pueden observar dos tipos de apostaderos:

a) Apostaderos de cría, que son colonias formadas por harenes, donde tienen lugar los nacimientos. Aquí, durante febrero los cachorros y sus madres permanecen en la costa y en el transcurso de la primera quincena de marzo, comienza un progresivo abandono hacia otras zonas. En la Península Valdés: Punta Buenos Aires, Complejo Punta Norte y Puerto Pirámide.

b) Apostaderos de ocupación invernal, que son lugares que reciben una importante afluencia de ejemplares durante el invierno. Se encuentran ocupados en forma permanente por un número considerable de ejemplares de 1 a 3 años a los que se suma la población reproductora, pasada la temporada de cría. En la Península Valdés: Punta Delgada, Morro Nuevo y en el Golfo Nuevo: Punta Loma y Punta Conscripto.

c) Apostaderos de machos, que son agrupaciones de machos mayores de 3 años que por su desarrolloy apariencia física son fácilmente diferenciables y se encuentran formando una comunidad aparte y varían su número según la época del año. Estos apostaderos presentan un número mínimo de animales en noviembre ya que es el período de alimentación previo al ayuno que sufrirán en la temporada reproductiva. En la Península Valdés: Punta Hércules. En Punta Norte y Punta Buenos Aires un grupo de machos comparten la playa con hembras, cachorros y juveniles.

d) Apostaderos ocasionales, que son lugares donde frecuentemente arriban ejemplares, son de menor importancia pero con el aumento de la población podrían llegar a ser ocupados permanentemente. En la Península Valdés: Punta Logaritmo, Punta Alta, y Punta Ameghino.

Se alimentan de peces, calamares, crustáceos y ocasionalmente de pingüinos.

Esta especie fue utilizada comercialmente en la Patagonia, especialmente en la Península Valdés, donde su población disminuyó drásticamente a comienzos de siglo. Desde 1520 los europeos que navegaban las costas de la Patagonia, mataban a los lobos para la obtención de de carne en sus travesías oceánicas. El cuero ha sido utilizado para la construcción de hondas y para abrigo personal por los aborígenes de la Isla de Tierra del Fuego. Los pobladores rurales de la costa de Río Negro a principio del presente siglo los han utilizado par la confección de artículos de talabartería, arneses, riendas, etc. El aceite se utilizaba en la industria de la tenería y el resto del animal en general era desaprovechado. Se explotaron apostaderos de Buenos Aires, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego, pero la mayor presión de captura se realizó en los apostaderos de la Península Valdés y Tierra del Fuego.

Afortunadamente, la población de lobos marinos del norte de la Patagonia muestra un incremento positivo y sostenido a través del tiempo a partir de 1990 con una tasa anual de incremento del orden del 3 %. Se cree que actualmente en el norte de la Patagonia existen unos 38.000 lobos marinos, mientras que a fines del 90 existían aprox. 20.000 animales.

En la Península Valdés existen varios apostaderos importantes de reproducción de lobos marinos. Frente a la Península Valdés en Punta Quiroga, donde hayun grupo de clases juveniles y se registran actualmente unos 400 nacimientos por año y 900 animales en total. Punta Buenos Aires, es uno de los apostaderos de cría más importantes con más de 2000 animales. La Armonía tiene 800 animales y unos 250 nacimientos en los últimos años. Complejo Punta Norte, es un apostadero comprendido por varias agrupaciones ubicadas en la Reserva de Punta Norte, Faro de Punta Norte y la Ensenada de Medina. En los últimos años se ha producido un reacomodamiento de los individuos entre las distintas agrupaciones, con un poblamiento del Faro y la Ensenada con un constante aumento en el número de machos adultos. Existen unos 3000 animales y unas 1350 crías por año. Punta Hercúleas, reúne machos de varias edades, adultos y subadultos. Punta Delgada está conformado por clases de edad no reproductoras, con un alto porcentaje de machos juveniles y machos subadultos. Su ubicación varía de año en año, probablemente debido a la alta tasa de derrumbes que se producen en los acantilados. Tiene unos 800 animales y 30 nacimientos por año. Morro Nuevo, tiene unos 1200 animales y actualmente se ven unos 550 nacimientos por año.  En La Pastosa, playa de una estancia ubicada cerca de Morro Nuevo, se han detectado recientemente unos 1700 individuos.  Punta Pirámide tiene unos 1500 animales, y en la estación reproductiva se ven aproximadamente 700 nacimientos por año.

Observación de lobos marinos

En la Península Valdés existen varios apostaderos importantes de lobos marinos de un pelo que se pueden visitar.  En la Reserva de Puerto Pirámide existe un apostadero de reproducción que puede ser visto desde un mirador artificial con servicio de sanitarios, binoculares y guardafauna.  En la ciudad de Puerto Madryn, se encuentra a unos 20 kilómetros al sur, el apostadero de ocupación invernal de Punta Loma. En Punta Norte, se encuentra un apostadero muy importante de reproducción, donde hay guardafauna, senderos interpretativos y sanitarios.Las Charas, es un establecimiento donde se desarrrollan actividades de ecoturismo para personas que quieren ver lobos marinos, ballenas y fósiles. Este proyecto contempla ingresos para la conservación del lugar y es visitado en forma exclusiva y para grupos selectos por Argentina Visión. Para mayor información vea Ecoturismo en Las Charas.

 

Lobo marino de dos pelos

Arctocephalus australis

Como todos los miembros del género Artocephalus, estos lobos tienen una capa muy densa piel bajo los pelos de un color marrón rojizo. Los machos tienen una coloración grisácea debido al color de una guarda de pelos que son negros con una banda blanca.  Entre las hembras, se presta a confusión con otras especies de lobos, ya que tienen una gran variación en la coloración.  Los machos llegan a tener 1,8 metros de longitud y llegan  a pesar más de 130 kg., mientras que las hembras son más chicas llegando a pesar no más de 45 kg.

Esta especie tiene la misma distribución que los lobos marinos de un pelo, pero tienden a ocupar distintos hábitats, el primero se ubica en playas arenosas y el segundo en costas rocosas. Se encuentran desde Río de Janeiro en Brasil en la costa atlántica hasta el norte de Chile, pasando por el extremo sur del continente americano. También se encuentran en las Islas Malvinas y algunos llegan hasta las Islas Galápagos.   Tienen migraciones muy complejas y todavía poco estudiadas, algunos grupos permanecen en la misma costa todo el tiempo, mientras que otros, como por ejemplo los de las Islas Malvinas, se mueven hacia el norte en el invierno.

Aparentemente existen varias subespecies, que se determinan por las proporciones del cráneo, y están relacionadas a variaciones geográficas; los que habitan el continente son la especie A. australis australis, mientras que los que habitan las Galápagos, son A. australis galapagoensis.  Se estima que existen unos 150.000 animales en la actualidad.

Los machos adultos establecen los territorios de reproducción en noviembre y algunas semanas después llegan las hembras. Las hembras llegan preñadas y quedan contenidas dentro de los harenes que son celosamente custodiados por los machos dominantes. Los harenes están juntos dentro de un pequeño territorio y los machos llegan a tener no más de 5 hembras cada uno. Algunos días después de arribar a la playa, las hembras paren a sus crías que fueron concebidas la temporada reproductiva anterior. Cuando nacen tienen una fina capa de piel muy oscura. Después de la parición, cuando las hembras entran en estro, se producen las cópulas. Una vez que han sido copuladas, el macho no las vigila más y ellas salen a nadar con sus crías por las costas, retornando a la playa a amamantar. Al final de enero, los harenes de desarman y los machos retornan al mar para alimentarse y recuperar el peso perdido durante la estación reproductiva. Las madres continúan con sus cachorros amamantándolos varios meses, en algunos casos hasta un año de edad.

En el desarrollo embrionario, el huevo una vez fertilizado, se divide repetidamente hasta que ha desarrollado una esfera de células conocidas como blastocito. En esta etapa, se suspende la división por algunas semanas y no es implantado en la pared del útero. Después de este periodo el blastocito se implanta y continúa el desarrollo. Este es un mecanismo esencial para el sistema de reproducción el cual sincroniza los nacimientos y los apareamientos.

Se alimentan de peces, crustáceos y cefalópodos. Estos animales han estado sometidos a cacerías para la extracción de piel. En algunos lugares de la Patagonia, especialmente en Chile se los mata para producir carnadas para atrapar centollas. En Uruguay existen establecimientos donde se los explota en forma regulada.

En la Patagonia se encuentra en varias islas y costas, pero su presencia es ocasional o rara. 

Contactos

Flavio Quintana ha trabajado varios años con poblaciones de lobos en la Península Valdés. Realizó su tesis en comportamiento social de esta especie en Punta norte. Es becario del Conicet. Puede comunicarse con el en el departamento de mamíferos marinos del CENPAT CONICET en Puerto Madryn.  Actualmente puede contactarlo por E-mail: flavescens@aol.com en la Universidad de California. EE.UU.

Referencias

Paradiso, J. L. 1975. Walker's Mammals of the World, Third Edition. Johns Hopkins University Press, Baltimore.

Savage, R. J. G. and M. R. Long. 1986. Mammal Evolution, an Illustrated Guide. Facts of File Publications, New York. 259 pp.

Stains, H. J. 1984. Carnivores. Pp. 491-521 in Anderson, S. and J. K. Jones, Jr. (eds). Orders and Families of Recent Mammals of the World. John Wiley and Sons, N.Y. xii+686 pp.

Vaughan, T. A. 1986. Mammalogy. Third Edition. Saunders College Publishing, Fort Worth. vii+576 pp.

Wilson, D. E., and D. M. Reeder. 1993. Mammal Species of the World, A Taxonomic and Geographic Reference. 2nd edition. Smithsonian Institution Press, Washington. xviii+1206 pp.

Link a la página en Inglés - bandera USA

Logo Argentina Visiónvolver arriba

Inicio | Patagonia | Investigación | ZonotriKia | Turismo | Interactivo | Buscar

Copyright © 1997-1999 ZonotriKia. Todos los derechos reservados.