peludo.jpg (30749 bytes)

XENARTHRA - EDENTATA

Armadillos

PHYLUM: Chordata CLASE: Mammalia
SUBCLASE: Eutheria ORDEN: Xenarthra
SUBORDEN: FAMILIA: Dasypodidae
Edentados Xenarthra Armadillos Ecología Piche y peludo Bibliografía

XENARTHRA

 

 

 

Estamos traduciendo estas paginas, si usted tiene urgencia y necesita la version en español, envíenos un E-mail y le enviaremos la traducción. 

Xenarthrans radiated in South America during the Tertiary, when that continent was isolated by sea from other continents. The group currently includes armadillos, 2-toed sloths, 3-toed sloths, and anteaters, placed in four families containing 29 species. These animals are mostly insectivores and herbivores of small to medium body size (up to around 60 kg). In the past, however, xenarthrans were much more diverse and numerous. They radiated into around a dozen families, including not only the groups known today, but also such animals as giant ground sloths, larger than elephants; glyptodonts, reaching 3 m in length and the most heavily armored vertebrates that ever existed; and a large number of smaller grazing and browsing forms.

  Several groups of xenarthrans successfully crossed the Central American land bridge to North America when it formed in the Pliocene; these included several kinds of ground sloths and armadillos, but only one species, an armadillo (Dasypus novemcinctus), is still alive today. Xenarthrans lack incisors or canines, and if present, their molars and premolars are simply cylinders without the covering of enamel that is found on the teeth of most other mammals. These teeth have a single root. Xenarthrans have small brains, and an unusually long and cylindrical braincase. Their tympanic bone is ring-shaped. The most notable feature of their postcranial skeleton are the special articulations (xenarthrous processes) on the lumbar vertebrae. These are found in no other mammals. The number of cervical vertebrae varies from five to nine, depending on the species; this degree of variation is extremely unusual in mammals (almost all other mammals have seven). The forefeet have five toes (with a few exceptions), but two or three predominate and have long, sharp, curved claws. Xenarthrans also have a clavicle and an unusually well-developed coracoid process. Xenarthrans can be found throughout Central and South America, ranging northwards to the central United States. They are sometimes referred to as edentates (order Edentata). Their fossil record extends to the Paleocene.

 

Armadillos

Dasypodidae

   Armadillos range from the central United States south through Central and South America. They are by far the most diverse group of xenarthrans, with 20 species in 8 genera. To most of us, the defining feature of armadillos is their "shell." This structure consists of bony scutes covered with thin keratinous (horny) plates. The scutes most of the dorsal surface of the body. They are interrupted by bands of flexible skin at least behind the head, and in most species, at intervals across the back as well. The belly is soft and unprotected by bone, except insofar as some species are able to curl into a ball. Hairs project from the areas between scutes, and in some species the ventral surface is densely hairy as well. The limbs have irregular horny plates covering at least parts of their surfaces, and they also may be hairy. The top of the head is always covered by a shield of keratin-covered scutes, and the tail is covered by bony rings.

Armadillos vary in size from the tiny fairy armadillo (120 gms) to the giant armadillo (60 kg). Body length ranges from about 125 mm to around 1 m. The snout is short and triangular in some species, long and tubular in others. Some species have large external ears, others do not. The eyes generally seem small. All armadillos have powerful forelimbs, with 3-5 digits (depending on the species) tipped with heavy, curved claws. Body colors are mostly gray or brown; pink fairy armadillos have a pinkish shell and pure white, dense fur on their sides and venters. The postcranial skeleton of armadillos is much modified for digging and to accomodate the shell. The axial skeleton is rigid and may or may not contact the carapace. The pelvis of some species is especially strongly built and enlarged.

The ribs may be broadened, and parts of ribs that in most mammals are cartilage are ossified in some species of armadillos. The limb bones are stout and include expanded crests and processes for the attachment of muscles. The skulls of these peculiar animals are flattened with a long lower jaw. The zygomatic arch is complete and a jugal is present. The premaxillae are small, as are the lacrimals. The cheek teeth vary from 7-8/7-8 to 18/19. They are homodont and simple. Armadillos lack canines, and most have no incisors. Most armadillos are not gregarious, living solitarily or in pairs.

Ecología

  A few sometimes travel in small bands. All armadillos are strictly terrestrial, but some are strong swimmers. All are strong diggers, living in burrows and finding their food by scratching or digging. Most feed on insects or other invertebrates, although they will also consume carrion, small vertebrates, and in some cases, plant material. Armadillos are an ancient group; fossilized scutes are known from the late Paleocene of South America.

They evolved and diversified in that continent during the Tertiary, probably entering North America when a land bridge connected the continents in the Pliocene. The range of the species that occurs in North American (Dasypus novemcinctus, which is also found throughout most of Central and South America) is expanding rapidly northwards. Originally known only from central and southern Texas, 9-banded armadillos have recently been found as far north as Nebraska.

Chaetophractus vellosus y Zeadyus pichey

Piche y peludo

  Geographic Range: Neotropical: C. vellersus is distributed in western Bolivia and in northwestern provinces of Argentina in the Monte Desert (Montgomery, 1985). Mass: 800 to 840 g. Armadillos possess a characteristic protective armor that consists of the shield on the head; a small shield between the ears on the back of the neck; and a carapace that protects the shoulders, back, sides, and rump. The carapace has 6 to 8 movable bands. This species has more hair than most armadillos. The hairs project from between the scales of the body armor, and the limbs and belly are covered with whitish or light brown hairs. The male is generally larger than the female, and both sexes are heavier in the winter due to a thick layer of fat under the skin (Montgomery, 1985; Nowak, 1997).

Food Habits: Chaetophractus vellerosus is omnivorous, feeding on plant material and on insects. Their main source of insects come from the beetle family (Montgomery, 1985). Reproduction: Breeding takes place in the autumn. The gestation period is 60 to 75 days and there is more than one litter annually. Litters usually consist of two young, often one male and one female. The young weigh 155 grams at birth, open their eyes after 16 to 30 days, are weaned at 50 to 60 days, and reach sexual maturity at 9 months (Nowak, 1997). Behavior: Chaetophractus vellerosus are solitary species that roams away from their burrow during the night (Montgomery, 1985). Habitat: The hairy armadillo lives in sloping burrows in desert sand dunes. Chaetophractus avoids summer heat and dessication by being fossorial and nocturnal. In the winter, they are diurnal. Their burrows are insulated against extreme heat because of their depth (Montgomery, 1985). Biomes: desert, tropical scrub forest, tropical savanna & grasslands.

Biología

Uno de los rasgos que unifica a los peludos y los piches es su capacidad para disponerse en forma vertical, sujetos por un trípode formado por sus patas traseras y su cola. Esta postura fué quizás perdida en los glyptodontes (su antecesor probable), pero en el oso hormiguero, y en el perezoso, esta es una respuesta común para defenderse, observar y a menudo para alimentarse. Esto es posible gracias a sus patas traseras que son mucho más fuertes que sus patas delanteras.

El grupo de los armadillos, quirquinchos, tatu, mulitas, piches y peludos, están centrados en los pastizales cálidos al sur del amazonas, extendiéndose en algunas zonas selváticas, en el monte y en el bosque. Los miembros del grupo al que pertencen estos animales (piches y peludos) unico entre los edentados, tiene una distribución tan austral como el piche (Zaedyus pichiy) que llega hasta el estrecho de Magallenes, alcanza latitudes muy altas como la puna de los Andes. (Chaetophractus nationi, C. vellerosus) y llega a ambientes tan áridos como la estepa patagónica y el monte en el centro de argentina. (C. villosus).

Las adaptaciones a estos hábitats tan fríos y secos, incluyen la hibernación o el torpor invernal (los piches en la Patagonia). Esta especie muestra una importante reducción de la pérdida de calor en su cuerpo. En la Patagonia se ha registrado que en un ambiente con temperaturas de 0 ºC la temperatura del cuerpo del piche cambia de 30.5 º a 24º C, y luego se recupera de 28º to 30.5º C, inclusive si la temperatura del ambiente no cambia. La temperatura corporal de otros armadillos cambian de 32.5º a 37º C cuando la temperatura ambiente varía desde los 25º C a los 30º C.

Esta capacidad de cambiar la temperatura corporal, es quizá una respuesta evolutiva a los grandes cambios de la temperatura durante el día y la noche o entre invierno y verano que tienen a lo largo de toda su área de distribución.

Los piches y los peludos, construyen nidos con ramas y pastos dentro de sus cuevas. El período de gestación dura entre los 60 a 65 días, y tienen entre 1 a 3 crías por camada. Las crías del piche nacen en el verano, enero y febrero en las provincias de Mendoza y San Juan. Nosotros hemos visto crías de peludo en la Península Valdés en enero. Respecto al tiempo de longevidad, se ha reportado a un peludo que vivió  15 años y medio en cautividad.

Peludo: Los peludos tienen mayor densidad de pelos que la mayoría de los armadillos (por eso su nombre). Los pelos se proyectan desde las escamas que forman su rígido caparazón. La región ventral, panza y patas, están cubiertas con pelos más bién blancos o marrón claro bastante largos. El caparazón consiste en un escudo en la caveza el cual tiene una superficie granular, a pequeño escudo detrás del cuello y el caparazón que protege los hombros, espalda y costados del cuerpo. La porción bandeada de la carcaza tiene aproximadamente 18 bandas. Las bandas movibles son 8.  

Los nacimientos ocurren en septiembre en la provincia de Santa Fé, quizás en octuvre en la Patagonia. En esta especie el período de gestación dura unos dos meses y es común que tengan más de una camada por año. El tamaño de la camada consiste en dos crías, a menudo compuestas por un macho y una cría.

Piche: Esta especie, Zaedius pichiy, es el animal más comun en la pampa argentina. Aparentemente ha sido introducido a Chile y se cree que ahora vive en forma silvestre. Prefiere comunmente los ambientes secos y arenosos.

El escudo de la cabeza y el caparazón del cuerpo son marrones oscuros con amarillo o blanco en las puntas laterales, y el escudo de la cola es también amarillento. Las puntas posteriores de la placa dorsal tiene una capa de pelos blancuzcos, mezclados con una especie de cerda más larga marrón y blanca. El escudo escapular y el pélvico están unido al cuerpo en la base de las costillas, y las puntas de las costillas terminan en unas especies de uñas o garfios muy duros. Sus orejas son muy pequeñas.

    Medidas del piche

        ------

Unidad

     macho        hembra       Pup    
     peso    

  (Kg)

0,89

-

     longitud (cabeza+cuerpo+cola)

  (cm)

27,3

-

 -

     altura   (cm)

12,0

-

-

     orejas

  (cm)

1,34

-

-

Medidas del peludo

        ------

Unidad

     Macho        Hembra         Pup    
     peso   

  (Kg)  

2,02

-

     longitud (cabeza+cuerpo+cola)

 (cm)

48,0

-

 -

     altura   (cm)  

13,0

-

-

     orejas

 (cm)  

2,85

-

-

  Ecología

Las densidades estimadas para los armadillos es de 0.48 animales / km2 en el bosque, 0.59 animales / km2 en un bosque abierto, 2.0 en bosques en galería, y 2.9 en bosques fríos.   Los armadillos son generalistas, con una gran variedad de dietas, en la que se incluyen pequeños vertebrados, artrópodos, raíces, frutas y semillas. El contenido estomacal de varios peludos investigados en la provincia fitogeográfica del monte en Mendoza mostró una alternancia entre artrópodos, roedores y plantas desde el verano hasta el invierno.

Peludos: Los miembros de este género regularmente escavan en los cuerpos muertos de otros animales para obtener gusanos u otros insectos. Se ha visto hacer cuevas para ocultarse o vivir temporariamente en estos cuerpos muertos. Bajo ciertas condiciones ellos obtienen alimentos enterrados en el suelo (gusanos e insectos), haciendo un pozo en el suelo con la cabeza y luego haciendo girar el cuerpo en círculos hasta formar un agujero cónico. ¨Estos signos son muy comunes de ver en la Península Valdés. En Caleta Valdés, más específicamente en Punta Cantor la presencia de una nueva Reserva faunística, la construcción de una casa y los turistas han producidon una nueva fuente de alimentos para estos animales, incrementando su densidad. Esta es la razón de un gran impacto sobre el suelo producto de este tipo de comportamiento en los peludos". Se ha visto a estos animales matar pequeñas serpientes, produciéndoles cortes con los bordes filosos de su caparazón. Se encuentra una gran cantidad de vegetales en su dieta.  

Piche: El piche hiberna en invierno en algunas localidades. Se alimenta de insectos, gusanos, y otro tipo de pequeños animales incluyendo otros vertebrados muertos.

Comportamiento

Peludo: estos animales son activos principalmente en la noche, pero ocasionalmente se pueden mover durante el día. Ellos son poderosos escavadores y viven en cuevas. Cuando se los persigue, se escapan corriendo emitiendo un sonido muy característico; en el caso de no encontrar un agujero tienden a escarvar para hacer cuevas bajo tierra. Si no logran escapar corriendo o si no tienen la oportunidad de realizar un pozo, disponen sus patas de tal modo que su armadura o caparazón queda en contacto con el suelo. Esto los provee de una protección muy efectiva contra cánidos y aves predadoras. Estos animales se introducen en sus cuevas, dejando libre sus patas delanteras,  afinando su cuerpo y empujando con las patas traseras en las paredes de la cueva.

Piche: La defensa más común de los piches es pegarse al suelo en forma similar a los peludos. Este armadillo se protege en pozos poco profundos, a menudo en suelos arenosos, y puede meterse en su propia cueva a la fuerza, acuñando la parte aserrada de su caparazón contra las paredes de la cueva.

Distribución

El Orden Xenartha (=Edentados) está formado por un grupo muy diverso de 29 especies vivientes. Este grupo está confinado al Neotrópico y las regiones vecinas de Sur y Norte América. Aunque los bosque húmedos tropicales forman el centro de su distribución, el rango de los xenartha abarca hábitats muy diversos, como la puna de los Andes, la Patagonia, el Monte, la región del espinal, el este del Brazil y la región de monte de la costa norte de Venezuela. Quizás, exista una distribución mucho más amplia para los xeharthas extintos. En la figura siguiente se muestran las distribuciones de los dos armadillos que habitan la Patagonia (izquierda, piche)

dpiche.gif (900 bytes)   dpeludo.gif (920 bytes).

Conservación

Para los humanos, los piches y los peludos tanto como otras especies relacionadas son una fuente importante de alimentos.  El piche y el peludo es una fuente importante de proteínas en regiones del centro y el sur de Argentina. El estado de conservación de la mayoría de los euphractinos es probablemente mejor que la mayoría de los armadillos debido a su adaptabilidad en cuanto a los hábitos de alimentación, hábitats y cambios climáticos.

Peludos: En áreas donde los peludos producen mucho daño excarvando o haciendo cuevas, ellos pueden ser sistemáticamente cazados. Su carne es buena y son frecuentemente comidos por el hombre. Son cazados por uno o más hombres a mano, con la ayuda de grupos de perros adiestrados para este fin. Estado de conservación: NO AMENAZADA

Piches: Su carne tienen un excelente savor y de hecho son muy codiciados por su alto precios en las provincias de La Pampa, Mendoza y San Luis, como comida. En algunas áreas el piche es utilizado como mascota. Este género es muy abundante en Sur América. Estado de conservación: INDETERMINADA

Sonidos

Producen sonidos similares al de una mujer llorando, como es el caso de C. vellerosus que es el más "sonoro" de los armadillos. Estos sonidos de protesta probablemente permite que cierto número de estos pequeños animales puedan escapar de sus predadores. Algunos investigadores han registrado sonidos similares por otra especie ( C. nationi). El peludo C. villosus produce chillidos más bajos y más guturales cuando son disturbados. El piche prácticamente no produce vocalizaciones.

Bibliografía

Ralph M. Wetzel. 1985. Taxonomy and distribution of armadillos: dasypodidae. Montgomery, G.G.

Ralph M. Wetzel. 1985. The identification and distribution of recent xenarthra (=edentata). Biological Sciences Group, University of Connecticut, Storrs, Connecticut 06268, USA.

Walker. 1985. Mammals of the World.  3 rd ed., vol 1 (J.L Paradiso, ed.) the Johns Hopkins Univ. Press, Baltimore, xlvii 4644pp.

¿Dónde verlos?

Pueden ser vistos los peludos y los piches en la Península Valdés. El peludo es comúnmente visto asociado a zonas urbanizadas, especialmente en Punta Norte y Caleta Valdés.  You can see great hairy armadillos and pichi in the Península Valdés.

Contactos

En Puerto Madryn:  Teresa Dozo, durante varios años ha estado trabajando en neuropaleontología (evolución del cerebro) relacionado con edentados y otros mamíferos. Teresa Dozo. Laboratorio de Paleontología. CENPAT-CONICET. Boulevard Brown 3680 (C.C. 128). (9120) Puerto Madryn. Chubut.  Tel. 54 965 51024

Bibliography

Part of the the above information was adapted from: The animal diversity web: http://www.oit.itd.umich.edu/bio108/

Nowak, R. M. 1997. http://www.press.jhu.edu/books/walker/

Montgomery, G.G. 1985. Evolution and Ecology of Armadillos, Sloths, and Vermilinguas. Smithsonian Institution Press. Washington and London

 Barlow, J. C. 1984. Xenarthrans and pholidotes. Pp. 219-239 in Anderson, S. and J. K. Jones, Jr. (eds). Orders and Families of Recent Mammals of the World. John Wiley and Sons, N.Y. xii+686 pp.

Paradiso, J. L. 1975. Walker's Mammals of the World, Third Edition. Johns Hopkins University Press, Baltimore.

Savage, R. J. G. and M. R. Long. 1986. Mammal Evolution, an Illustrated Guide. Facts of File Publications, New York. 259 pp. Vaughan, T. A. 1986. Mammalogy. Third Edition. Saunders College Publishing, Fort Worth. vii+576 pp.

Wilson, D. E., and D. M. Reeder. 1993. Mammal Species of the World, A Taxonomic and Geographic Reference. 2nd edition. Smithsonian Institution Press, Washington. xviii+1206 pp.

 

Link a la página en Inglés - bandera USA - Volver a Animales

Logo Argentina Visiónvolver arriba

Inicio | Patagonia | Investigación | ZonotriKia | Turismo | Interactivo | Buscar

Copyright © 1997-1999 ZonotriKia. Todos los derechos reservados.